jueves, 29 de marzo de 2012

kanye west


Kanye West comienza ‘Power’ con la línea lírica – “I’m living in the 21st century, doing something mean to it, doing it better than anybody you ever seen do it”. Es la personalidad pública de Kanye West hecha música, una canción que suena a ajuste de cuentas, que dispara directamente a todos sus críticos. Aún así, cuando la canción parece terminar, West se despoja de la egomanía y admite que la muerte parece confortable – ”it would be a beautiful death, dropping out the window”. No es ninguna sorpresa que Kanye use aquí a un encantador coro como fondo puesto que hizo lo mismo con ‘Jesus Walks’. Un vínculo entre los problemas de la Tierra y la salvación.









Los problemas entre el ego y las inseguridades residen en su música – ‘Trough The Wire’, ‘Stronger’ o ‘Runaway’. Presumir siempre ha sido el verbo favorito de los MCs, y mientras que Kanye se harta a hacerlo,  no tiene miedo a desprenderse de su propia piel. West nunca creó un alter ego para subir a un escenario, él siempre le dijo a la audiencia y a los críticos quien era realmente. Incluso en su más torturador álbum ‘808s & Heartbreak’, entre unas vocales infectadas de auto-tune, West revelaba un perfil que muchísimos raperos, e incluso cantantes, jamás se han atrevido a mostrar.

Pero lo que realmente establece a West por encima de los demás artistas es su oído para la música y el sonido. Kanye West es el maestro de la producción en el hip hop más vanguardista. ¿A quién más se le podría haber ocurrido usar ‘Diamonds Are Forever’ como estribillo? ‘We Major’ contiene la mejor lírica de West, ‘All Of The Lights’ es un maravilloso collage de sonidos (herramientas, latidos muy raros y más de 20 vocalistas), la colaboración de Bon Iver en ‘Lost In The World’, estupefaciente, del duro, el piano de ‘Runaway’ (probablemente, la mejor canción de Kanye West) te arrastra a través de su ‘oscura fantasía’ donde los capullos merecen brindis.




Durante la última década, West ha definido constantemente como ha de sonar un buen tema. Su último trabajo, ‘My Beautiful Dark Twisted Fantasy’ ha sido nombrado como el Pet Sounds del hip-hop por su alcance, visión y sonido. Su personalidad, a veces, puede ser insufrible (esto va por ti, Taylor Swift), pero Kanye es un auténtico visionario.

West, hambriento de ambición, nos ha ofrecido un álbum estrella junto a Jay-Z, ‘Watch The Throne’, nos ha ofrecido no una, sino dos colecciones prêt-à-porter en París y además, nos ha ofrecido la oportunidad de consumir drogas visuales con el vídeo para ‘Ni**as In Paris’. Podemos considerar a West como el maestro de ceremonias del ‘emo-rap’ que influencia a su particular protegido Kid Cudi. Tisci, tu y Givenchy también.

Como ya West dijo en una ocasión: ``Ningún hombre debería tener todo este poder´´.









El Príncipe Gitano,

Juan Jesús Reyes.

lunes, 26 de marzo de 2012

juan escribano + lorena subires @ sevilla de moda

Una sonrisa tonta, luego, me ponía en pie y concluía con un abrazo a Rocío Crenes, que se encontraba sentada a mi izquierda. Un mismo proceso que ejecuté hasta tres veces, coincidiendo con los tres trajes de gitana que mis dos hermanos, Juan Escribano y Lorena Subires, presentaron este último sábado en 'Sevilla de Moda'.
Juan Escribano y Lorena Subires ingresaron este año en la escuela de diseño 'Sevilla de Moda'. Ni siquiera les había sido impartida una clase y ya conocían el objetivo principal de este primer curso, la confección de un traje de gitana, justo a tiempo para la gran cita de la capital hispalense, la Feria de Abril.

Escribano buscó la inspiración en Madonna, presentando dos piezas. La primera, fucsia con un lazo enorme que recordaba a la ambición rubia en 'Material Girl' y la segunda, dorada y negra, con un cruz sobre el pecho, con reminiscencias a aquella joven que encarnó a Susan en el debut cinematográfico de la cantante. Subires presentó una sola pieza, con estampado floral en tonos magenta, oliva y turquesa.












No es fácil sonreír con la mirada, pero este último sábado, amigos y familiares de este par de jóvenes promesas de la moda, conseguimos sonreír incluso con el corazón. Escribo este post, aquella sonrisa tonta vuelve a aparecer y me pregunto:

¿No es estar enamorado desde la amistad el sentimiento más maravilloso de este planeta?


El Príncipe Gitano,

Juan Jesús Reyes.


miércoles, 21 de marzo de 2012

britney


Britney Spears, un leve talento sexualizado, tan ingenuo como para generar la simpatía entre sus detractores.

Actualmente, tenemos un abundante catálogo de estrellas pop: Lady Gaga está centrada en la interpretación artística, Katy Perry está demasiado ocupada tomándonos el pelo mientras que Ke$ha sigue empeñada en demostrarnos que puede oler aún peor.

La evolución obliga a que cada uno desarrolle unos rasgos especializados con el único fin de sobrevivir. Britney, en muchos sentidos, es el origen de las especies (ignoro a Madonna, quién básicamente lo hacía todo incluso antes de que esta generación de estrellas tuvieran dentición). Spears fue el primer intento de la industria musical en promover a una cantante que lo fuera todo para todos.









Britney se elevó más allá del resto a finales de la década de los 90s. El clásico '…Baby One More Time' tuvo toda la culpa. El baile de una adolescente en el pasillo de una escuela católica declaró a Spears como la reina del género pop emergente, incluso antes de cumplir la mayoría de edad. Podría no haber lanzado otra canción más y aún así, a día de hoy, sería recordada. Pero esta siguió su camino, estableciéndose como un gigante musical sin precedentes desde la aparición de Madonna.

En 'Oops!…I Did It Again', podíamos denotar las connotaciones semi-sexuales a la vanguardia que nos introducían a un nuevo mundo en el que Spears sudaba mientras bailaba con una boa albina sobre los hombros. Fue el beso a Madonna en los MTV Video Music Awards de 2003 lo que oficialmente constató la entrega de la corona a Spears como eterna heredera.



Durante años, los fanáticos más cínicos de la música intentaron ignorar a Britney, hasta que llegó 'Toxic' — la canción que incluso los snobs musicales tuvieron que admitir que era muy, muy buena. Nadie podía apartar aquellos violines sintetizados de la mente.

Spears salió disparada de la industria musical en la primera parte del último lustro de la década: sus problemas eran lo mejor que nos podía brindar. Se había vuelto loca, esta vez, de verdad, y parecía destinada a autodestruirse. Mientras tanto otras mujeres tomaban el mando y capturaban las audiencias — Beyoncé nos hacía bailar al ritmo de la soltería y Rihanna nos acurrucaba bajo su paraguas.

En 2007, Britney Spears logró conquistar a la crítica más feroz con su quinto álbum de estudio, 'Blackout'. Una producción brillante y una lírica que reflejaba los verdaderos sentimientos de la artista. La cantante realizó su mayor obra de arte en el peor momento personal. La prestigiosa revista Rolling Stone sentenció — ``'Blackout' es el álbum pop más influyente de la última década´´.

Tras el duradero aspaviento — la popular peluquería, un polémico divorcio, la clínica de rehabilitación, la perdida de la custodia maternal y la infame actuación de MTV — en 2008, Britney resurgió de entre las cenizas para volver a barrer las entregas de premios, protagonizar vídeos de alto presupuesto y encabezar las principales listas de éxitos. Hasta hace muy poco, Spears no paraba de decirnos que nos mantuviéramos bailando hasta que el mundo terminara.


Britney Spears ha retenido un misterio que otros artistas jamás han podido mantener; un aura intangible que hace a la gente querer conocer cual es su siguiente paso — incluso trece años después de su debut. Ella no tiene que confiar en trucos, no tiene que embarcarse en una campaña publicitaria multimillonaria, no tiene que ‘vivir su acto’ en público — de hecho, su humildad es más que evidente cuando todos vemos que aparece hecha un auténtico desastre en una alfombra roja, negándose a preocuparse por el maquillaje. Britney no se preocupa por la imagen pública — y gracias a Dios por ello. Ella deja que su trabajo hable por sí solo, sonríe y coloca su single en iTunes — ``Oh, voy a dejar esto por aquí´´ — y el mundo de la música pierde la cabeza.

El poder de Britney jamás se había visto desde Michael Jackson. Si hablamos de comparaciones, la dominación de Britney Spears debería ser basada en cuestiones de si es ella misma la que ha cimentado el hecho de estar sentada junto a Michael y Madonna, o ha sido nuestra cuestión.

Deberíais aferraros a esta oportunidad para apreciar lo que Britney Spears representa. Ella es la última super estrella pop de pie. ¿Podrá continuar sobreviviendo entre sus especializadas compañeras? Bueno, Britney se ha ganado este derecho, aunque tengáis el presentimiento de que ella probablemente no esté demasiado preocupada por este factor. La ventaja de ser la primera es que no hay realmente nada — ni nadie — con que y con quien competir. Así que dejemos sudar a otras por el material pesado; Britney sólo está interesada en ser Britney, puesto que sigue siéndolo todo para todos, en un momento en el que todo lo que oímos es sobre nichos de mercados y géneros astillados.

Este artículo puede sintetizarse en una sola frase que ya la misma Spears cantó hace más de cuatro años en el sencillo 'Piece Of Me':


‘‘I’m Miss American dream since I was seventeen’’.



El Príncipe Gitano,

Juan Jesús Reyes.

domingo, 18 de marzo de 2012

bimba bosé + davidelfín + vicky martín berrocal @ obbio


La predicción que lancé en el primer post no hace más que repetirse, es decir, he dejado de ser Juan Jesús Reyes para ser ‘el gitano’.

Bimba Bosé y Davidelfín fueron los encargados de ponerle banda sonora a la noche más descarada de la ciudad, organizada, una vez más, por OBBIO. Bosé, de Jeremy Scott para Adidas, centró el repertorio en el género indie, mientras David desempolvaba el álbum de '...Baby One More Time', a petición de un servidor.


Ahora, francamente, la persona que captó mi atención durante toda la noche fue Vicky Martín Berrocal. Acompañada por su hermana Rocío, el diseñador Cristo Bañez y un par de amigos, disfrutaron de su primera noche en la sala. Vicky me brindó una frase estrella - ''No estoy preparada para esto. Yo, estaría dispuesta a tatuarme tu cara aquí en el brazo''. 

¿No es la mejor premisa para concluir una noche?
 Fotografía | Jorge Algaba


Antes de terminar este capítulo, quisiera agradecer a Juan Escribano y Valentín Amador por este último sábado. 



El Príncipe Gitano,

Juan Jesús Reyes.

lunes, 12 de marzo de 2012

oh my freak cat! @ malandar

Álvaro Góngora y Willow Flores conforman el dúo creador de OHMYCAT, un singular proyecto que nació en el último Halloween desde la siguiente reflexión:

``Veo mucho potencial, pero está desperdiciado. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos, no hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seríamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock. Pero no lo seremos, y poco a poco lo entendemos, lo que hace que estemos muy cabreados´´.
Este último sábado, OHMYCAT introdujo la fiesta temática ‘Oh My Freak Cat!’ con HEYBOY! como DJ Set y la colaboración de Jagërmeister y la sala Malandar. Los asistentes tuvieron la oportunidad de bailar el remix más hardcore de Calvin Harris y yo la de tener muy cerca la popular cabezota de deadmau5. El fotógrafo oficial de la fiesta fue mi amigo y colaborador de este blog, Jorge Algaba, que inmortalizó una noche mágica.


Fotografía | Jorge Algaba


Los más de 800 invitados en lista que consiguieron en la anterior fiesta confirman que este proyecto es el nuevo negro de la noche sevillana más indie.

OHMYCAT estará presente el próximo día 21 de marzo en la sala Demo (C/ Betis) con el objetivo de ganar un concurso que les haga DJs residentes de la misma. Desde aquí, puedo confirmaros que la próxima fiesta se celebrará el día 13 de abril, de nuevo, en Malandar.



El Príncipe Gitano,

Juan Jesús Reyes.


domingo, 11 de marzo de 2012

c/ santa maría la blanca





Fotografía | Alejandro Becé

C/ Santa María La Blanca, Sta. Cruz. Sevilla.

Gafas RayBan | Camisetas H&M | Pantalón ZARA | Calcetines American Apparel | Creepers UNDERGROUND



El Príncipe Gitano,

Juan Jesús Reyes.